En una videollamada que duró un minuto una compañía despidió a 900 personas

En una videollamada que duró un minuto una compañía despidió a 900 personas

El líder de la empresa les informó a todos los que habían sido invitados a conectarse a la videoconferencia, que estaban despedidos.

El CEO de la Fintech estadounidense, Better.com, organizó una reunión en la plataforma Zoom en la que estaban conectados 900 empleados. Ante la extraña situación, los trabajadores estaban perplejos porque no es muy habitual que se realicen mítines de este calibre. Lo más extraño no fue eso sino que, según informó la BBC, el líder de la empresa les informó a todos los que habían sido invitados a conectarse a la videoconferencia, que estaban despedidos.

De esta manera, en una videollamada que solo duró un minuto, Garg despidió al 15% de las personas que tenía a cargo. Cuando el hecho se volvió viral, la indignación inundó las redes sociales y las calles de Estados Unidos porque el despido se realizó de una forma fría, sin tacto, poco ética y muy dura.

Esta no es la primera oportunidad en la que la empresa Better.com es noticia por una situación de este estilo. En 2020, la Revista Forbes comunicó que Garg tenía un liderazgo «particular» y que enviaba mensajes ofensivos a sus empleados. En esos envíos se quejaba de que trabajaban muy lento, que no eran capaces de realizar bien sus tareas o les decía que lo estaban avergonzando.

Hace unos días, después de que se produjera este despido masivo que fue muy criticado, Garg hizo una publicación en el foro profesional Blind en la que afirmó que los empleados despedidos «robaban a sus colegas y a los clientes de Better.com por ser improductivos». Además, los acusó de trabajar solo dos horas por día.

Pese a que las publicaciones de la plataforma mencionada son anónimas, fue Garg quien le confirmó a la revista Fortune que él había sido el autor de la publicación. Además, añadió que junto a su equipo de administración «llevaban varias semanas analizando los datos de productividad de toda la plantilla». Tras haber revisado esa información, concluyó que los 900 despedidos tenían altas tasas de llamadas telefónicas perdidas, un número de llamadas entrantes y salientes bajas y que usualmente llegaban tarde a las reuniones.

Más allá de si el despido tenía una justificación laboral, los trabajadores conversaron con la revista Fortune y dijeron que el problema fue la forma en la que habían recibido el mensaje, que el tono del CEO había sido demasiado duro y amenazante. Además, añadieron que él había anunciado que el año que viene habrá un «baño de sangre» en referencia a que planeaba más despidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.