Intimaron a los puesteros del Gaucho Gil a desalojar el predio

Intimaron a los puesteros del Gaucho Gil a desalojar el predio

La Justicia Federal ordenó el desalojo de 17 personas instaladas en la banquina de la Ruta Nacional 123.

Se les dio el plazo de 48 horas para desocupar el lugar, de lo contrario se usará la fuerza.

De acuerdo a lo informado por la Justicia, se trata de 17 puesteros que se mantienen en el sitio de manera “irregular”. Efectivos de Gendarmería Nacional tienen orden de desalojarlos por la fuerza si en el plazo de 48 horas (prorrogables por otras 48) los puesteros no se van.

Además, operarios de Vialidad Nacional también tienen la orden de liberar las banquinas y destruir todo lo que haya alrededor del predio en las próximas 48 horas.

La Justicia Federal “intimó formalmente a todos los ocupantes irregulares que actualmente continúen ocupando la zona de banquinas en cercanías del predio, que deberán desocupar los lugares, desinstalar y retirar todas sus pertenencias, abandonando el uso irregular del lugar, dentro del plazo de 48 horas, prorrogables por única vez por igual plazo, bajo apercibimiento de librar orden de desalojo por la fuerza pública federal”.

“A los efectos de la notificación de la intimación, líbrese al escuadrón local de Gendarmería Nacional a los fines de que se constituya en cercanías del kilómetro 100 de la Ruta Nacional Nº 123, más precisamente en la zona de banquinas del predio conocido como Gaucho Gil, y proceda a notificar personalmente a las personas que se hallen ocupando el lugar en forma irregular (con o sin instalaciones) que deberán desocupar el lugar dentro del plazo de 48 horas”.

Asimismo deberán hacer saber a los ocupantes que, en caso de volver a ocupar el lugar o desatender la orden judicial, se dará inicio a las acciones penales por desobediencia; por otra parte, deberá anoticiarse de que la acción de amparo promovida por algunos feriantes fue desestimada.

“Por otra parte, con el objeto de llevar adelante las tareas de liberación de banquinas, desinstalación y eliminación de construcciones por parte de Vialidad Nacional, y en caso de ser necesario deberá la unidad de Gendarmería prestar auxilio por necesidades de seguridad o uso de fuerza pública”.

El juez federal Gustavo Fresneda ordenó el desalojo y rechazó las acciones de amparo.

El predio fue intervenido luego del ataque que se produjo el viernes 6 de agosto, que conmocionó a Corrientes, en el que un grupo de personas vinculadas con la anterior administradora del santuario, Ramona Villalba, irrumpió en terrenos donde se domicilia la familia Canteros con el fin de tomar posesión de un predio pretendido para la instalación de puestos de venta, ubicado frente al santuario.

Como consecuencia de los ataques con armas blancas, Sergio Canteros murió en la noche del viernes 6 de agosto y su padre falleció el lunes 9 de agosto, cuando permanecía internado en el Hospital Las Mercedes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.