Día de Volver al Futuro: ¿Por qué se celebra cada 21 de octubre?

Día de Volver al Futuro: ¿Por qué se celebra cada 21 de octubre?

El adolescente Marty McFly, el científico Emmett Brown y el auto DeLorean se hicieron inmortales en Volver al Futuro.

Para que un film se convierta en clásico nos debe generar empatía, llevarnos al pasado y sacarnos una sonrisa o unas cuantas lágrimas. Si esta ecuación se cumple, el título oficial de “Clásico” se valida. Volver al Futuro no solo cumple esas premisas sino que ha sido adoptada por las nuevas generaciones como una película digna de ver, y sin fecha de vencimiento.

Estrenada en 1985 con los protagónicos de Michael J. Fox, Christopher Lloyd y el mítico auto DeLorean, es hoy una trilogía de culto buscada en la web y en los catálogos de streaming en todo el mundo.

Pero a 36 años de su estreno, esta película mantiene tal vigencia que la vemos seguido también en la grilla de canales de cable. Un fenómeno. De tal magnitud, que hasta tiene su propio festejo en el calendario mundial: el Día de Volver al Futuro, que se celebra el 21 de octubre. Aquí te contamos la razón.

Día de Volver al Futuro: ¿Por qué se celebra cada 21 de octubre?

Año 1985. 3 de julio de 1985 fue el día del estreno. La aventura comienza cuando un joven y rebelde adolescente llamado Marty McFly (protagonizado por Michael J. Fox) que vive en Hill Valley, en California, se encuentra con el Dr. Emmett Brown (Christopher Lloyd) en el estacionamiento del Twin Pines Mall.

El objetivo es probar el último invento de su amigo: una máquina del tiempo construida en un automóvil DMC DeLorean (el más moderno de la época). Pero unos terroristas disparan sobre el Doc, y Marty escapa subiéndose al DeLorean, que en su tablero marca una fecha de 1955.

Por este fortuito error, Marty viaja 30 años hacia atrás, donde se encuentra con sus padres mucho antes de haberlo concebido. Una serie de hechos concatenados cambiarán el destino de su presente y de su futuro, y el joven hasta casi pone en riesgo su nacimiento y el de sus propios hermanos.

Los productores no tenían planeado hacer una secuela de Volver al Futuro. Pero convertida en un éxito de taquilla que recaudó mundialmente 388,8 millones de dólares -nada mal para haber tenido una inversión inicial de 18 millones de dólares- y con la enorme curiosidad del público por saber qué podría ocurrir si Mc Fly viajaba al futuro, en 1989 llegó Volver al Futuro 2.

En la segunda película de la saga, Marty tiene un nuevo destino marcado en la máquina del tiempo del Doc Brown, y ocurre lo que todos esperaban: el 21 de octubre de 2015 llega desde el pasado a su propia ciudad de Hill Valley para evitar que su hijo sea encarcelado.

​La escena del tablero de la máquina del tiempo con la fecha en colores se convirtió en un ícono, y dio origen a que el 21 de octubre se celebre el Día de Volver al Futuro. Una fecha en la cual millones de fanáticos de todo el mundo llenan las redes sociales de memes y recuerdos.

Una trilogía ganadora
Esta pieza de colección que hace un mix entre ciencia ficción y comedia fue escrita por Robert Zemeckis, partiendo de la idea de su guionista y socio Bob Gale y producida por Steven Spielberg.

La primera película de la trilogía fue estrenada en 1985, pero previamente el guion de Volver al Futuro dio vueltas durante más de 5 años y fue rechazado 44 veces. Todos los grandes estudios le cerraban sus puertas a este “alocado” proyecto. La devolución de los productores era siempre la misma: perfecta construcción del relato, personajes frescos y empáticos, idea muy original… pero finalmente nadie se animaba a producirla.

Lo cierto es que Zemeckis y Gale tuvieron que romper el hielo en la industria con otros guiones –y varios fracasos- hasta lograr darle pantalla a su creación. Con la historia del film 1941 conocieron a Steven Spielberg, que aún luego de dirigir esa mancha negra en su currículum, terminó siendo uno de los productores que apostaron a Volver al Futuro.

El éxito de la primera entrega de 1985 trajo dos secuelas que completan la saga, Volver al Futuro 2 (1989), que recaudó en los cines 336 millones de dólares; y Volver al Futuro 3 (1990), que recaudó 246 millones de dólares. Todas cifras muy importantes para la época y para un proyecto del que se esperaba mucho menos.

La segunda y tercera película de la saga repitió el mismo elenco con solo una variante: la actriz Claudia Grace Wells, que protagonizó a la novia de Marty McFly en la primera película, fue reemplazada en las otras dos por la hermosa Elizabeth Shue.

Tal fue el éxito de esta franquicia, que Universal Studios Florida creó en su parque temático de Orlando una atracción llamada Back To The Future: The Ride, basada en la saga y que se convirtió en la más visitada durante años. En 2007 el juego fue reemplazado por The Simsons Ride, pero el parque aún conserva una copia del DeLorean y en algunas ocasiones un actor interpreta al Doc.

La saga que marcó a generaciones enteras creó un lenguaje propio. Y al día de hoy nos interpela sobre qué haríamos si pudiésemos viajar al pasado y cambiarlo, sabiendo que dicho viaje, inevitablemente, repercutirá en nuestro presente y sin duda influirá en nuestro futuro.

Música del futuro
La banda sonora de la trilogía estuvo a cargo del compositor Alan Anthony Silvestri, quien luego trabajó con Zemeckis en Forest Gump y muchos otros filmes. Sin embargo, el tema más recordado en el soundtrack fue The Power of Love, de la banda Huey Lewis & The News.

Una perlita musical suena en la escena del baile de promoción donde los padres de Marty terminarán juntos. Cuando el guitarrista de la banda se lesiona, McFly se ofrece a ocupar su lugar y, jugando con la línea de tiempo y ante un público atónito que desconocía que el joven venía del futuro, enloquece tocando el rocanrol Johnny B. Goode, con solo de guitarra incluido.

Como un guiño sobre el origen del legendario tema de los años 50, el director de la banda, Marvin Berry, llama por teléfono a su primo Chuck para decirle que había encontrado el sonido que el famoso músico estaba buscando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.